Estos parches pueden reparar corazones infartados | Nortestudio
23190
post-template-default,single,single-post,postid-23190,single-format-video,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Estos parches pueden reparar corazones infartados

La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en los Estados Unidos tanto para hombres como para mujeres. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, 735,00 estadounidenses sufren un ataque cardíaco cada año, y 610,000 mueren de enfermedades cardíacas.

Las personas que sobreviven a los ataques cardíacos siguen corriendo un grave riesgo de sufrir insuficiencia cardíaca. Durante un ataque cardíaco, la red de vasos sanguíneos que transporta sangre al corazón, llamada las arterias coronarias, experimenta un bloqueo debido a la acumulación de colesterol y depósitos de grasa. La sangre no puede fluir a través del corazón, lo que significa que no recibe el oxígeno y los nutrientes que necesita, causando que el tejido muera.

Por lo tanto, los sobrevivientes de un ataque cardíaco tienen con un corazón más débil, lo que hace que las tareas cotidianas sean agotadoras o incluso peligrosas. Restaurar el tejido cardíaco dañado ha resultado difícil, si no imposible, pero un equipo de investigación del Imperial College London tiene una nueva herramienta que esperan que sea capaz de curar los corazones dañados.

El equipo desarrolló parches de tejido cardíaco del tamaño de un pulgar, de unos dos por tres centímetros de tamaño y que contienen hasta 50 millones de células madre humanas.  Se programaron las células madre para que maduren y se conviertan en músculo cardíaco en funcionamiento, o células progenitoras cardíacas. Los parches se cosen en el área dañada del corazón para ayudar a bombear sangre y liberar químicos para estimular la reparación y la regeneración. El equipo presentó su investigación en la Conferencia de la British Cardiovascular Society (BCS) en Manchester esta semana.

Uso de células madre

El uso de células madre para tratar el músculo cardíaco debilitado no es un concepto nuevo. Pero muchos métodos existentes inyectaban células madre directamente en el tejido dañado, y sin un “andamiaje” para mantenerlas en su lugar, las células se despejarían del corazón antes de lograr una reparación tisular significativa.

El equipo analizó los parches en conejos y encontró que cuatro semanas después de implantar un parche, los ventrículos izquierdos del corazón (la cámara que bombea sangre al cuerpo a través de la aorta) se recuperaron sin desarrollar ritmos cardíacos anormales. También encontraron que los vasos sanguíneos de los corazones de los receptores crecieron en los parches y ayudaron a nutrirlos, un paso crucial para la integración. Los parches empezaron a latir espontáneamente después de sólo tres días, y al cabo de un mes empezaron a imitar el tejido cardíaco maduro.

Siguientes pasos

Necesitaremos probar la seguridad de los parches a través de ensayos clínicos y luego intentar usarlos para reparar los corazones humanos.

“Algún día, esperamos añadir parches cardíacos a los tratamientos que los médicos pueden ofrecer rutinariamente a la gente después de un ataque cardíaco”,

señaló el Dr. Richard Jabbour, que llevó a cabo la investigación.

“Podríamos recetar uno de estos parches junto con medicamentos para alguien con insuficiencia cardíaca, que se podrían tomar de un estante e implantar directamente en una persona”.

El profesor Metin Avkiran, director médico asociado de la Fundación Británica del Corazón, que financió la investigación, añadió:

“Este es un ejemplo excelente de investigación líder en el mundo que tiene el potencial de reparar corazones rotos y transformar vidas en todo el mundo. Si los ensayos clínicos pueden mostrar los beneficios de estos parches cardíacos en las personas después de un ataque cardíaco, sería un gran paso adelante para la medicina regenerativa”.