El Futuro "blando" de las Interfaces Cerebro-Ordenador de Control Mental | Nortestudio
23223
post-template-default,single,single-post,postid-23223,single-format-video,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

El Futuro “blando” de las Interfaces Cerebro-Ordenador de Control Mental

Un nuevo tipo de interfaz ” blando ” podría evitar el rechazo de los dispositivos BCI en el cerebro.
Las interfaces cerebro-ordendor invasivas (BCI) permiten a los usuarios controlar un ordenador a través de electrodos que se han implantado en su cerebro.


Los modelos actuales están limitados por el hecho de que están hechos de material rígido – el cerebro es blando, mientras que los implantes no lo son. Ahora, dos investigadores argumentan que la neurotecnología está en la cúspide de un gran avance con interfaces cerebro-máquina ultra flexibles.

Electrónica rígida

“El cerebro es blando y estos implantes son, normalmente, rígidos”, señaló en un comunicado de prensa Shaun Patel, miembro del cuerpo docente de la Facultad de Medicina de la Harvard y del Hospital General de Massachusetts.

Sin embargo, hace unos cuatro años descubrió las alternativas ultraflexibles de Charles M. Lieber. Ahora, él cree que estos son el futuro de los BCIs.

En una perspectiva recientemente titulada “Medicina Electrónica de Precisión”, publicada en Nature Biotechnology, Patel y Lieber, un profesor de la Universidad Joshua y Beth Friedman, sostienen que la ‘neurotecnología’ está a punto de romper el problema de los dispositivos rígidos.

“La siguiente frontera es realmente la fusión de la cognición humana con las máquinas”, dijo Patel. “Todo se manifiesta en el cerebro fundamentalmente. Todo. Todos tus pensamientos, tus percepciones, cualquier tipo de enfermedad”, continuó.

Los electrodos también se pueden usar para ayudar con enfermedades como el Parkinson. Si los medicamentos no funcionan, los electrodos aprobados por la FDA pueden proporcionar alivio de los temblores a través de la estimulación cerebral profunda.

Con el tiempo, sin embargo, el sistema inmunológico del cerebro trata los implantes rígidos como objetos extraños, reduciendo a menudo la capacidad del dispositivo para tratar al paciente.

Electrónica de malla

La electrónica de malla de Lieber, por otro lado, casi no provoca respuesta inmune. Lo que es más, recolectan datos a lo largo del tiempo que pueden ayudar a mejorar la forma en que estos dispositivos funcionan y tratan a los pacientes.

Estos tipos de dispositivos podrían utilizarse sin los efectos secundarios prominentes de los ICB y dispositivos de electrodos más típicos. Patel no es tímido a la hora de decir que piensa que este trabajo podría proporcionar un gran avance.

“El potencial para ello es excepcional”, dijo Patel. “En mi mente, veo esto a nivel de lo que comenzó con el transistor o las telecomunicaciones.”

 

El potencial es, de hecho, muy impresionante. Los electrodos adaptativos, por ejemplo, podrían tener la capacidad de mejorar el control de las prótesis o incluso de las extremidades paralizadas.

Sin embargo, la electrónica de malla y los ICB son tecnologías que se encuentran todavía en sus primeras etapas.

Compañías como Neuralink de Elon Musk también están trabajando en esta tecnología. Musk, quien establece plazos muy ambiciosos para sus productos, dijo que “llevará tiempo” desarrollar su tecnología.